sábado, 15 de abril de 2017

#ECONÓMIAPOLÍTICA EL CARÁCTER DE LAS LEYES ECONÓMICAS EN EL SOCIALISMO

José Stalin; obras escogidas.
Algunos camaradas niegan el carácter objetivo de  las leyes de la ciencia, principalmente de las leyes de la Economía Política en el socialismo. Niegan que las leyes de la Economía Política reflejan el carácter regular de procesos que se operan independientemente de la voluntad de los hombres.

Consideran que en virtud del papel especial que la historia ha asignado al Estado Soviético, éste y sus dirigentes pueden abolir las leyes de la economía política existentes, pueden «formar» nuevas leyes, «crear» nuevas leyes.
Esos camaradas se equivocan profundamente. Por lo visto, confunden las leyes de la ciencia, que reflejan procesos objetivos de la naturaleza o de la sociedad, procesos independientes de la voluntad de los hombres, con las leyes promulgadas por los gobiernos, creadas por la voluntad de los hombres y que tienen únicamente fuerza jurídica. Pero no se debe confundirlas de ningún modo.
El marxismo concibe las leyes de la ciencia lo mismo si se trata de las leyes de las Ciencias Naturales que de las leyes de la Economía Política como reflejo de procesos objetivos que se operan independientemente de la voluntad de los hombres. Los hombres pueden descubrir estas leyes, llegar a conocerlas, estudiarlas, tomarlas en consideración al actuar y aprovecharlas en interés de la sociedad; pero no pueden modificarlas ni abolirlas. Y aún menos pueden formar o crear nuevas leyes de la ciencia.
¿Quiere decir eso que, por ejemplo, los efectos de la acción de las leyes naturales, los efectos de la acción de las fuerzas de la naturaleza sean en absoluto ineluctables, que las acciones destructivas de las fuerzas naturales tengan siempre y en todas partes la fuerza inexorable de elementos que no se someten a la influencia del hombre? No, no quiere decir eso. Si excluimos los procesos astronómicos, geológicos y otros análogos en los que los hombres, incluso cuando han llegado a conocer las leyes de su desarrollo, son verdaderamente impotentes para influir en ellos, en muchos otros casos los hombres no son, en absoluto, impotentes para influir en los procesos naturales. En todos esos casos, los hombres, una vez han conocido las leyes de la naturaleza, pueden, tomándolas en consideración y apoyándose en ellas, utilizándolas y aprovechándolas debidamente, reducir la esfera de su acción, encauzar en otra dirección las fuerzas destructivas de la naturaleza y hacer que rindan provecho a la sociedad.
Tomemos un ejemplo entre muchos. En tiempos remotísimos, el desbordamiento de los grandes ríos, las inundaciones y la destrucción de viviendas y de sembrados, a las inundaciones aparejadas, considerábamos como una calamidad ineluctable, contra la que los hombres nada podían hacer.
Sin embargo, con el transcurso del tiempo, al aumentar los conocimientos del hombre, cuando los hombres aprendieron a levantar diques y a construir centrales hidroeléctricas, se hizo posible preservar a la sociedad de calamidades como las inundaciones, que antes parecían ineluctables, Más aún, los hombres aprendieron a poner freno a las fuerzas destructivas de la naturaleza, a domarlas, por decirlo así, a hacer que la fuerza del agua prestase servicio a la sociedad y a utilizarla para regar los campos y obtener energía.
¿Quiere decir eso que los hombres abolieron de esta manera las leyes de la naturaleza, las leyes de la ciencia, que crearon nuevas leyes de la naturaleza, nuevas leyes de la ciencia? No, no quiere decir eso.
La realidad es que todo lo que se hace para prevenir la acción de la fuerza destructiva del agua y para utilizar esa fuerza en interés de la sociedad, hácese sin violar en lo más mínimo, modificar o destruir las leyes de la ciencia, sin crear nuevas leyes de la  ciencia. Al contrario: todo eso se hace basándose estrictamente en las leyes de la naturaleza, en las leyes de la ciencia, pues cualquier infracción de las leyes de la naturaleza, aún la más mínima, conduciría únicamente a estropearlo todo, lo frustraría todo.
Lo mismo hay que decir de las leyes del desarrollo económico, de las leyes de la Economía Política, tanto si se trata del período del capitalismo, como del período del socialismo. Aquí, lo mismo que en las Ciencias Naturales, las leyes del desarrollo económico son leyes objetivas que reflejan los procesos del desarrollo económico, procesos que se operan independientemente de la voluntad de los hombres.
Los hombres pueden descubrir esas leyes, llegar a conocerlas y, apoyándose en ellas, aprovecharlas en interés de la sociedad, encauzar en otra dirección la acción destructiva de algunas leyes, limitar la esfera de su acción, dar vía libre a otras leyes que van abriéndose camino; pero no pueden destruir unas leyes económicas y crear otras nuevas. Una de las peculiaridades de la Economía Política consiste en que sus leyes no son duraderas, como las leyes de las Ciencias Naturales, pues las leyes de la Economía Política, por lo menos la mayoría de ellas, actúan en el transcurso de un período histórico determinado, y después ceden lugar a nuevas leyes. Pero las leyes económicas no son destruidas, sino que cesan de actuar debido a nuevas condiciones económicas y se retiran de la escena para dejar sitio a leyes nuevas, que no son creadas por la voluntad de los hombres, sino que nacen sobre la base de nuevas
condiciones económicas.
Se invoca el «Anti-Dühring» de Engels, su fórmula de que, al ser liquidado el capitalismo y hechos propiedad común los medios de producción, los hombres dominan estos medios de producción y se liberan del yugo de las relaciones económicas sociales, convirtiéndose en «dueños» de su vida social. Engels llama a esa libertad «necesidad hecha conciencia». Pero, ¿qué puede significar «necesidad hecha conciencia»? Significa que los hombres, una vez han conocido las leyes objetivas («necesidad»), las utilizan, con plena conciencia de lo que hacen, en interés de la sociedad. Por eso Engels dice en esa misma obra que: «Las leyes de sus propias acciones sociales, leyes que hasta ahora se oponían a los hombres como leyes extrañas, como leyes naturales que los tenían sometidos, serán aprovechadas por los hombres con pleno conocimiento de causa y, por tanto, serán dominadas por ellos».
Como puede verse, la fórmula de Engels no habla, ni mucho menos, en favor de quienes piensan que en el socialismo se puede destruir las leyes económicas existentes y crear otras nuevas. Al contrario: esa fórmula no exige que se destruyan las leyes económicas, sino que se las conozca y se las aproveche inteligentemente. Se dice que las leyes económicas tienen un carácter espontáneo, que su acción es ineluctable, que la sociedad es impotente ante esas leyes. Eso no es cierto. Eso es hacer de las leyes un fetiche, entregarse a ellas como un esclavo. Está demostrado que la sociedad no es impotente ante las leyes económicas; que puede, apoyándose en ellas después de haber llegado a conocerlas, limitar la esfera de su acción, aprovecharlas en interés de la sociedad y «domarlas», como ocurre con las fuerzas de la naturaleza y con sus leyes, como sucede en el ejemplo arriba citado del desbordamiento de los grandes ríos.
LEE, ANALIZA, COMPARTE Y LUCHA CON NOSOTROS.
BÚSCANOS EN LOS CANALES DE DIFUSIÓN:
TELEGRAM:
FACEBOOK:
Soy Comunista
TWITTER:
Blogs:
PCVCARABOBO
¡VENCEREMOS!

lunes, 10 de abril de 2017

JUVENTUD COMUNISTA RECHAZA VIOLACION DE LA AUTONOMIA UNIVERSITARIA




PRENSA/JCV, 07 abril 2017.- El Comité Regional de la Juventud Comunista de Venezuela (JCV), en el estado Carabobo, rechazó la violación de la autonomía universitaria tras los actos cometidos por la Guardia Nacional Bolivariana el pasado jueves 6 de abril en la Universidad de Carabobo (UC). 
Jhoandry Romero, secretario político regional de la JCV y estudiante de educación en la UC, denunció, a su vez, a las autoridades universitarias como corresponsables del atentado a la autonomía. “Desde hace años, las autoridades han venido permitiendo que impere la anarquía. Se ha promovido la privatización del transporte; se han negado a la autosustentabilidad presupuestaria y han violado la democracia interna: al estar por más de diez años sin elecciones y no han sabido responder ante la inseguridad dentro del alma mater”, declaró Romero.

En este sentido, la Juventud Comunista expresó su preocupación en torno al accionar de los cuerpos de seguridad dentro de la UC. “Cabe destacar, que los hechos de violencia en la universidad, se deben a la tensión política en el país, generada luego de las sentencias emitidas por el TSJ. Consideramos que dichas sentencias y todo lo sucedido en torno a ellas, tienen que ver con la agudización de la lucha por el control y el poder en Venezuela, así como la agudización de las contradicciones en el seno del bloque del Gobierno y la oposición”, puntualizó el dirigente juvenil.
“La autonomía universitaria es una conquista del movimiento revolucionario. Dicha conquista nos costó hasta la vida de nuestros militantes y es por ello que hoy el pueblo carabobeño no puede dejarse engañar por aquellos sectores de la derecha, los cuales en el pasado reprimieron y atentaron contra este derecho invaluable del pueblo”, manifestó el joven comunista.
Asimismo, el Comité Regional de la JCV repudió las decenas de estudiantes heridos y la paralización de las actividades académicas dentro del campus Bárbula, resultado del clima de violencia suscitado dentro del recinto universitario.
Por último, los jóvenes comunistas hacen un llamado a todos los organismos competentes a que esclarezcan si los hechos de violencia dentro de la UC corresponden a políticas represivas por parte del Estado, o si se trata de acciones aisladas de sectores conspiradores. Además, consideran necesario que se tomen las medidas pertinentes a fin de dar con los responsables del suceso.