sábado, 27 de diciembre de 2014

EDITORIAL: ¿SIEMPRE UN “PERO”?

Editorial de Tribuna Popular Nº 247 Desde 1999, durante los casi 16 años del proceso de cambios que vive Venezuela –tanto con el presidente Chávez como hoy con el presidente Maduro–, el PCV se ha ratificado y reivindicado como una organización revolucionaria de la clase obrera y el pueblo trabajador, autónoma, crítica y propositiva, en correspondencia con su limpia y heroica hoja de vida de más de ocho décadas. Esta posición de principios conllevó, en más de una ocasión, a injustificados e injustos ataques contra el PCV y su dirección por parte de los más autorizados voceros del proceso. Sin embargo, el Partido del Gallo Rojo nunca se inmutó ni se dejó arrastrar por visceralismos. El PCV es una organización política, no una franquicia para prebendas; está guiado por una concepción científica del mundo, no por intereses personales; además, «Los comunistas concebimos la política como una acción fecunda al servicio de los trabajadores y no como una actividad para beneficio propio, individual o de una parcialidad» (Programa, 1980). En estos años, pocas y pocos han pretendido presionar con cargos o “beneficios” al decano de los Partidos políticos venezolanos, obviando entre otras cosas que «La razón de ser del PCV no es ocupar Ministerios o puestos en instituciones del Estado burgués, sino constituirnos legítimamente en fuerza concientizadora, organizadora y movilizadora de la clase obrera y el pueblo trabajador de la ciudad y el campo, para la lucha antiimperialista, la defensa de la independencia, el impulso del desarrollo soberano y la conquista del Poder para la construcción de la sociedad socialista.» (Comité Central, julio 2014). El PCV dice lo que muchos callan, unos porque ingenuamente han creído el discurso de que toda crítica favorece a la oposición, y otros por cuidar su silla. Algunos no entienden que «El Partido Comunista de Venezuela está consciente de su papel, de su responsabilidad y de las esperanzas de millones de trabajadores y trabajadoras. Por eso, es una necesidad fortalecer al PCV (…) como instrumento político de la clase obrera para que ésta se constituya en la vanguardia del Estado democrático, popular y revolucionario que debemos conquistar.» (Comité Central, septiembre 2011). El PCV ha expresado con claridad que «debemos tener en cuenta que la actual fase del proceso, más allá de sus límites, problemas y dificultades, ha constituido y constituye un escenario que abre oportunidades y posibilidades para avanzar. Es nuestra obligación aprovechar esta fase al máximo para acumular fuerzas a favor del movimiento popular y revolucionario, dentro de las condiciones reinantes» (Comité Central, abril 2011). Todo esto en el objetivo de generar la ruptura y quiebre del sistema capitalista, sus instituciones y valores, para iniciar la fase histórica del tránsito al Socialismo mediante la conquista del Poder, con la clase obrera revolucionaria en la vanguardia como clase hegemónica. Para ello el PCV trabaja por construir una nueva correlación de fuerzas favorable a la clase obrera y al pueblo trabajador en general, dejando constancia de que «la responsabilidad de esta construcción no podemos hacerla descansar en los hombros del Gobierno, aunque pueda coadyuvar, no le corresponde» (13ª Conferencia, 2014). Asimismo, el PCV está claro de que «La clase obrera venezolana todavía tiene que fortalecerse, organizarse, unificarse y avanzar más en el desarrollo de su conciencia clasista, para estar en condiciones de colocarse al frente de la revolución y conducir al resto del pueblo en la lucha por construir el socialismo. Mientras esta clase no esté en condiciones de jugar su papel dirigente, el socialismo será sólo una aspiración noble pero irrealizable o una figura retórica en los discursos y consignas» (Línea Política, 2011). En este contexto, con estos lineamientos, el PCV respalda y acompaña diversas iniciativas y políticas del Gobierno nacional, y siempre ha tenido y tendrá un “pero” cuando sea necesario.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

NAVIDAD Y SOCIEDAD DE CONSUMO

Por: Enrique García Rojas. Especial para TP Las festividades navideñas llegaron, es la época de la consagración del culto al consumo. La prensa escrita y la televisión con su publicidad generan las necesidades de las compras compulsivas, el desenfreno consumista nos revela una caricaturesca equivalencia entre navidad y felicidad forzada, falsa como la nieve de los adornos navideños. Inducción al consumo no necesario a través de una agresiva publicidad que lleva a la compra de productos que son generalmente poco duraderos. En este acto lo únicamente importante es el hecho de consumir de forma insaciable. Las estrategias publicitarias que utilizan las marcas de juguetes, los almacenes y los centros comerciales son exageradas, tienen el propósito de seducir a los compradores. La poderosa industria Coca-Cola popularizó la imagen del gordinflón sonriente, vestido de rojo y con barba blanca, estrategia efectiva de una de las más poderosas empresas yanquis. Quedó demostrado el enorme poder de la multinacional de refrescos capaz de hacer a medio mundo devoto de un personaje creado por un publicista gringo, Haddon Sundblom, quien dibujó en 1931 al Santa Claus barbado y de rojo para los anuncios navideños del refresco, eso popularizó la imagen del personaje, figura gringa al servicio del consumo e intruso acusado de acabar con las tradiciones locales. En consecuencia, el mito del nacimiento de Cristo y la leyenda de Santa Claus han sido utilizados por el proceso de globalización capitalista para aumentar la venta de sus mercancías, incrementar las tasas de ganancia, la especulación y desmejorar las tradiciones culturales de los países influenciados por Estados Unidos. Cuando en 1931 la compañía Coca-Cola empezó a hacer uso comercial de la figura de Santa Claus para vender sus refrescos se masificó el mito gringo por todo el mundo, lo único que importa para los propagadores de Santa Claus es producir y vender mercancías; en ese sentido, la navidad cada vez más se reduce a una simple fiesta de compra de regalos. El resultado de algunos estudios sobre el consumismo, especialmente en época de navidad, ha demostrado que los niños son los mejores consumidores, ellos son las víctimas principales de la publicidad desenfrenada, podremos observar que juegos y juguetes se lanzan al mercado apoyados únicamente por una fuerte campaña, sin importarle a las grandes multinacionales lo que piensan los niños de esos objetos, si serán resistentes o divertidos; como no fueron escogidos por ellos, la experiencia es que, casi inmediatamente los abandonan. Ocurre también, que juegos y juguetes representan acciones violentas, agresivas o destructivas. En fin, el componente emocional que involucra esta época del año trae consigo una confusión de sentimientos que nos hace poco conscientes del consumo. No nos dejemos atraer por los excesos.

PEDRO ORTEGA DÍAZ: 100 AÑOS DE UN PARADIGMA

Caracas, 19 dic. 2014, Tribuna Popular TP.- Las más diversas actividades han colmado las conmemoraciones por el Centenario del nacimiento de uno de los más simbólicos y representativos ejemplos de militancia comunista, Pedro Ortega Díaz. Nacido el 18 de diciembre de 1914, en el estado Sucre, abogado laboralista, ingresó en 1937en el PCV, organización en la que militó ininterrumpidamente hasta su último aliento el 3 de febrero de 2006, destacándose en las distintas responsabilidades que se le asignaron y cumpliéndolas con mística y modestia. Los más diversos sectores, organizaciones y personalidades honran a quien, habiendo vivido 91 años, dedicó más de tres cuartas partes de su existencia a la lucha por los derechos de la clase obrera y del pueblo trabajador, a la liberación del pueblo venezolano y al triunfo Revolución Socialista. Entre las actividades desarrolladas, destaca la exposición fotográfica y bibliográfica sobre Pedro Ortega Díaz, instalada en el Teatro Bolívar, de Caracas, del 3 al 5 de diciembre, a cuya inauguración, además de Miembros del Buró Político del PCV, asistieron personalidades como el Magistrado del TSJ, Juan Rafael Perdomo; el Jefe de Gobierno del Distrito Capital, Ernesto Villegas; y, Vladimir Ortega, hijo menor de Pedro Ortega Díaz. El 4 de diciembre, en el Teatro Cantaclaro, se llevó a cabo un Cine-Foro sobre “Las luchas de la clase obrera”, contando con la ponencia central de Pedro Eusse, Secretario Nacional del PCV para el Movimiento Obrero y Sindical, quien resaltó el papel y la vigencia de Pedro Ortega Díaz en los combates por los derechos de las y los trabajadores, reflejados, por ejemplo, en su libro “El derecho de huelga en Venezuela” y sus aportes como co-redactor de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat). Asimismo, el 6 de diciembre, en la Sede Nacional del PCV, se realizó un acto político-cultural, con testimoniales acerca de las diferentes facetas de Pedro Ortega Díaz, a través de sus hijos y diversas personas que compartieron íntimamente con él, como amigo, militante, parlamentario, padre y abuelo. Ese mismo día, su hijo Nelson Ortega, recibió el Premio Constructores de la Paz “Juan Vives Suriá” 2014, otorgado post mortem a Pedro Ortega Díaz, por parte de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin). El 9 de diciembre, se programó el Foro “Pedro Ortega Díaz y la anfictionía bolivariana”, en la sala Andrés Eloy Blanco, de la Alcaldía del Municipio Libertador, de Caracas, con las ponencias centrales de Lionel Muñoz y Yury Weky. Una de las iniciativas de mayor proyección es la re-edición por laEditorial Trinchera, mediante tres tomos, de aportes teóricos que –en forma de libros, artículos y discursos– legó Pedro Ortega Díaz. Para el Prólogo de este esfuerzo político-editorial, el Secretario General del PCV, Oscar Figuera, elaboró un acucioso y extenso estudio sobre la vida y obra de Pedro Ortega Díaz, magistralmente contextualizado con lo que fueron las principales luchas del pueblo venezolano en el Siglo XX e inicios del XXI, donde el PCV es protagonista de primer orden. En justo homenaje al Centenario del nacimiento de Pedro Ortega Díaz, y como insumo al estudio que toda y todo revolucionario debe hacer para comprender la actualidad del proceso de cambios en Venezuela, reproducimos fragmentos de este Prólogo: SEMBLANZA de PEDRO ORTEGA DÍAZ Un recorrido por la historia de la lucha de clases Hablar del querido camarada, amigo y maestro, Pedro César Ortega Díaz, es rememorar hitos fundamentales de la lucha de la Clase Obrera y el Pueblo Trabajador venezolano de la ciudad y el campo; en buena parte del siglo XX y el primer lustro del siglo XXI. Hablar de Pedro, como todas y todos le llamábamos, es recordar la historia de la segunda etapa de construcción y desarrollo del Partido Comunista de Venezuela (PCV), desde un poco antes de la I Conferencia Nacional del PCV de 1937, hasta el 3 de febrero de 2006. Hablar de Pedro es mirar retrospectivamente la senda recorrida, con una trayectoria de firmeza de principios, honestidad intelectual y consecuencia revolucionaria. […] dedicaremos nuestro esfuerzo a proyectar la figura señera de quien, al decir del eminente intelectual Elio Gómez Grillo: Fue un venezolano que honró a nuestro siglo XX. Dedicó su vida al combate político con absoluta pureza humana. Fue comunista desde muy joven y a ese ideario entregó su existencia. Lo hizo con la íntegra fe del convencido y durante más de setenta años se convirtió en la lección viviente de un humanismo revolucionario que no conoció tregua, ni facilitó concesiones, ni se doblegó ante la represión. Supo del escondite en la concha, de la cárcel, del heroico silencio de cada día de clandestinidad. Y supo de la derrota. ‘Mis derrotas son mis victorias. Detestaría ocupar el lugar de quienes me han vencido’, parecía decir. Y con la grandeza de los humildes fue al parlamento, fue a la Constituyente y dejó caer su palabra serena, su palabra serena y sabia que no entendía de odios bastardos, ni de infamias cobardes, sino de horizontes de justicia para todos los hombres. Consecuente e indeclinable militante comunista […] En 1976, al referirse a Pedro Ortega, el querido camarada Eduardo Gallegos Mancera en el prólogo a El Congreso de Panamá y la Unidad Latinoamericana, en un párrafo hermoso por los vitales afectos y resistencias que rememora, nos dice: Hace ocho lustros exactamente nos tropezamos en una asamblea de la Federación de Estudiantes de Venezuela, la vibrante FEV del año 28 y del año 36, ya en ruta yo, él –más reflexivo siempre– indagando aun senderos. Juntos ingresamos al Partido de la clase obrera, juntos hemos vivido momentos de triunfo y acerbas horas de derrota, sin que nos haya ensoberbecido la victoria, pero sin dejarnos ganar tampoco en ningún instante por el desaliento. Juntos hemos afrontado riesgos de muerte inminente y una variada gama de contingencias adversas, con esa inefable serenidad que nos confiere la convicción de que luchamos por la más noble de las causas. […] La fundación y construcción del PCV se desarrolla en condiciones de gran represión de la dictadura gomecista, tal como lo indica el profesor Luís Cipriano Rodríguez: […] Desde el punto de vista constitucional, la primera iniciativa anticomunista que involucra al Estado venezolano corresponde a la Constitución Nacional sancionada en Caracas el 22 de Mayo de 1928. Hasta entonces el artículo 32, ordinal 6º de dicha Carta Magna, no hacia referencias en ese sentido Dice al final dicho inciso: “Queda también prohibida la propaganda comunista”. A partir de esta prohibición constitucional se califica la actividad comunista de traición a la patria y se sancionaba con veinte años de cárcel, expulsión del país y hasta la muerte a quienes se atrevieran asumir la ideología comunista. […] Es en ese contexto internacional y nacional, en medio de la más feroz represión del régimen gomecista y el resplandeciente faro de esperanzas que significaba la Revolución Bolchevique, en la más total clandestinidad, que se funda en Caracas la primera célula comunista el 5 de marzo de 1931, dando origen a la fecha fundacional del PCV. […] Ese proceso se desarrolló bajo permanentes zarpazos del régimen dictatorial petrolero-feudal de Juan Vicente Gómez (como diría Jerónimo, el guachimán de la transnacionales petroleras en Venezuela), lanzando a la cárcel, a los campos de trabajo forzoso, al confinamiento, a la muerte y al destierro a centenares de patriotas y combatientes por la democracia, incluidas e incluidos numerosos militantes comunistas. Luego de muerto aquel tirano, en diciembre de 1935, se ha dicho que para Venezuela comenzó el siglo XX, y sin embargo en el postgomecismo continuó siendo ilegal y clandestino el PCV. En esa segunda etapa entra en sus filas el camarada Pedro Ortega, (…). Son los años cuando en el PCV se formaron dirigentes salidos de la clase obrera de la calidad de Jesús Faría, Manuel Taborda, Luis Emiro Arrieta, Alonso Ojeda, Cruz Villegas y Martín J. Ramírez. Para 1936, Pedro Ortega, tal como lo recuerda Gallegos Mancera, participa en las luchas estudiantiles dirigidas por la Federación de Estudiantes de Venezuela, incluso ejerce la Presidencia encargada de ese organismo. Cumple responsabilidades en la organización del Congreso de Trabajadores, realizado a finales de 1936, el cual se realizó en apoyo a la gran huelga petrolera del 36. […] Durante todo el periodo posterior a la muerte de Gómez, hasta la realización de la I Conferencia Nacional del PCV [8 de agosto de 1937], en medio del fragor de la lucha contra la represión ejercida por el continuismo gomecista de López Contreras, se desarrolla un intenso debate en el seno de quienes se definían como comunistas. Una corriente liquidacionista, encabezada por Rómulo Betancourt, defendía la dispersión de la militancia comunista en organizaciones policlasistas; y, otro sector, fundamentalmente el organizado en torno a la lucha obrera en el Zulia, propugnaba la estructuración nacional del PCV en una organización marxista-leninista. […] A ese Partido Comunista de Venezuela, fundado bajo un régimen dictatorial represivo y brutal, y aun en medio de esas condiciones, con un legado de valentía, resistencia y firmeza, en lucha contra los liquidadores, es al que se incorpora el camarada Pedro Ortega Díaz. […] Su actividad en el campo laboral […] Revela Jerónimo: Rápidamente se destacó Pedro en el movimiento obrero que recién nacía con acciones como la gran huelga petrolera de diciembre de 1936. En su condición de abogado también recién graduado, él se puso enteramente al servicio de los sindicatos y así continuaría por el resto de su vida. Excelente orador de plaza pública, por su voz y entonación, recuerdo yo que por primera vez le escuché hablar en una manifestación frente a la sala de sesiones del Concejo Municipal, cerca de la caraqueña esquina de Las Monjas, un día de febrero de 1939. […] Como ejemplos demostrativos de su empeño en contribuir, siempre, con lo mejor de sus esfuerzos a la causa del proletariado y al avance de la política del Partido Comunista, Pedro desarrollaba una ilimitada capacidad de iniciativas y exploraba distintas opciones hasta encontrar un intersticio por donde ejercer la acción más favorable. Vive la experiencia del 15 de marzo de 1944, cuando la política sectaria y anticomunista del betancourismo adeco, sabotea el Congreso de Trabajadores de Venezuela. […] Esta denuncia adeca llevó al gabinete de Medina, bajo presión de la derecha, de las empresas petroleras y la embajada estadounidense, a disolver 93 sindicatos y tres centrales sindicales dirigidas por comunistas, de las 150 organizaciones participantes. […] Esta situación generó fuertes críticas al gobierno, por parte del sector sindical y político comunista, presionando la reforma constitucional que promovió Medina, y se concretó en 1945 con la eliminación del inciso 6º e incorporación de otras reformas políticas, creando las condiciones para la legalización del PCV el 9 de octubre de ese año. Pedro Ortega profundiza su labor con los sindicatos rojos, incluidos los petroleros, en sus reclamaciones en el ministerio y en sus movilizaciones, mientras continúa avanzando en su formación ideológica y política, así como en la construcción de Partido, siendo designado Secretario Político del Comité Regional de Caracas […] en 1945. Logra el primer Hábeas Corpus de Venezuela, defendiendo a la clase obrera petrolera, en tiempos del trienio betancourista. […] Es el caso, que los trabajadores petroleros al servicio de la empresa Socony Vacuum, del poderosísimo grupo Mobil Oil, que operaba en El Tigre, estado Anzoátegui, exigen mejoras en las condiciones de trabajo, las cuales, al no ser aceptadas, obligaron a declarar la huelga general, siendo calificada de ilegal por el inspector del trabajo del estado, ordenando, a la vez, la detención de los huelguistas. La huelga estaba bajo la dirección del dirigente comunista nacional Manuel Taborda, siendo uno de los primeros detenidos, al igual que la junta directiva sindical y el jefe de reclamos. Descabezada la dirección de la huelga, lo más probable es que fuese derrotada la lucha. Es en estas circunstancias que Pedro Ortega se traslada al estado Anzoátegui y logra, mediante el Hábeas Corpus, la libertad de Manuel Taborda, aguerrido dirigente comunista en el movimiento obrero-sindical petrolero, cuya reincorporación a la lucha logró sostener la combatividad de los huelguistas y no pasarán más de cuatro días en que se firme un convenio que permite concluir el conflicto y el cautiverio de los detenidos. […] La lucha consecuente en defensa del pleno ejercicio del Derecho de Huelga, fue otra de las áreas de particular atención a la que dedicó esfuerzos sustantivos, incluidas investigaciones y publicaciones (El Derecho de Huelga en Venezuela), el camarada Pedro Ortega. Recordamos que, en su condición de Secretario Sindical Nacional del Comité Central del PCV, encabezó una iniciativa de nulidad de los Artículos del Reglamento de la Ley del Trabajo, promulgado por el Presidente Rafael Caldera, el 31 de diciembre de 1973 (Decreto vigente desde el 1º de febrero de 1974), que cercenaban el libre ejercicio del Derecho a Huelga, al dejar en manos del funcionario del trabajo la decisión discrecional de si, las y los trabajadores, ejercían o no el Derecho a la Huelga […] Aquí también se anota nuevas victorias la Clase Obrera, de la mano del Partido Comunista de Venezuela, liderado en esta acción por el camarada abogado y dirigente obrero-sindical Pedro Ortega Díaz –quien ya para esa década miembro del Consejo General de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV) y asesor del movimiento sindical clasista– […] Hay quienes alegremente, por desconocimiento de los procesos de lucha del pueblo o por exclusión de otro signo, reiteradamente pregonan que en Venezuela nadie luchaba ni resistía al capital ni al imperialismo hasta que ellos hicieron acto de presencia. Es una visión sesgada e incompleta del desarrollo histórico. […] Desde la conformación de la Coordinadora Nacional en Defensa de las Prestaciones Sociales y sus movilizaciones durante los año 96/97/98, de la cual fuimos promotores y actores a través del PCV y la CUTV, hasta el ejercicio de un recurso de nulidad intentado el 16 de julio de 1997, ante la extinta Corte Suprema de Justicia […] “contra la totalidad de la Ley de Reforma Parcial de la Ley Orgánica del Trabajo, publicada en la Gaceta Oficial Nº 5.152 del 19 de junio de 1997, como contra diversos Artículos de esa Ley Orgánica del Trabajo.” […] [Emigdio Cañizales Guédez y Pedro Ortega Díaz] fueron entrañables camaradas y adelantados de los mismos combates; uno en particular, además de su por siempre militancia comunista, les juntó en la defensa de la salud y la vida de la Clase Trabajadora en los centros de trabajo, dando por resultado la conquista en 1986 de un avanzado instrumento de lucha: la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), la cual vino a instrumentarse durante el gobierno democrático, popular y patriótico del Comandante Chávez. Este fue uno de los campos al que Pedro le dedicó particular atención y acción desde el momento que asumió su importancia estratégica para la vida y para los combates de clase. […] El Inpsasel, su funcionamiento al servicio de las y los trabajadores, siempre estuvo entre las prioridades a la que Pedro le dedicaba atención y trabajo, siendo, en palabras del doctor Francisco González, segundo presidente de Inpsasel, “parte fundamental del equipo de asesores que trabajó la reforma de la Lopcymat, aprobada en 2005; acudiendo disciplinadamente a las jornadas de trabajo que se autoimpuso en la institución”. […] Consecuente lucha por los principios y la unidad del PCV. El browderismo: corriente revisionista y liquidacionista En 1945 le correspondió a Eduardo Gallegos Mancera y a Pedro Ortega Díaz, expresado a través del primero en la IV Conferencia Nacional del PCV, condenar la desviación browderista que había tomado cuerpo en las diversas corrientes existentes para la época en el PCV. […] También en ese año y el siguiente, ante la formal división del Partido en dos agrupamientos fraccionales bien definidos: PCV (fuenmayorismo) y PCVU (macha-miqui), no le hacen concesión al divisionismo, se constituye el denominado “Grupo NO” y luchan por lograr el objetivo de reconstruir la unidad de las y los comunistas en una sola organización. […] Ante la imposibilidad de superar la división por las propias decisiones internas del PCV y en el marco nacional, el “Grupo NO” decide que Eduardo vaya a La Habana, Cuba, a gestionar la mediación del Partido Socialista Popular, lo cual cumple exitosamente, y viene a Venezuela el dirigente cubano Ladislao González Carvajal, cuya actuación permite la convocatoria del Congreso de Unidad de los Comunistas (I Congreso del PCV), realizado a fines de 1946. Frente al “estrategicismo”, el militarismo y el fraccionalismo Posteriormente, en los años 60, ante la línea de lucha armada adoptada por el PCV, Pedro Ortega Díaz fue el único miembro del Buró Político que expresó su oposición a dicha forma de lucha [en ese momento], pero aun así cumplía sus responsabilidades. […] En un trabajo inédito, titulado “Mis diferencias con la línea política”, firmado con el seudónimo de Luís Ponto, […] precisa los errores que, según su análisis, se cometieron. Entre los cuales resalta: Para decirlo con nuestro repertorio técnico, yo diría que a finales del 57 y principios del 58 nos hemos autocriticado por haber sacrificado la estrategia a la táctica, por el ‘tacticismo’; en todo este periodo desde octubre-noviembre del 60 hasta ahora, tendríamos que autocriticarnos por haber carecido de táctica, de haber planteado como consignas tácticas inmediatas a los grandes objetivos estratégicos, que aunque madurando, que aunque susceptibles de planteamientos más cercanos, no eran aun posibles como objetivos inmediatos. […] Para esos años también debió enfrentarse la desviación militarista y liquidacionista encabezada por Douglas Bravo, lo cual se saldó con su expulsión y la división del PCV. Sobre el análisis de las contradicciones que se presentaron, sus causas y desenlace tiene Pedro un trabajo denominado: Defendamos la Unidad del Partido, que nos ayuda en el proceso del conocimiento de una realidad que parece lejana, pero siempre está presente en tanto se sustenta la influencia de la ideología pequeñoburguesa en el seno del Partido y al necesario, permanente y pedagógico proceso formativo y debate ideológico. […] Frente el revisionismo y el oportunismo Los principales cuadros constructores del Partido Comunista de Venezuela confrontaron a las tendencias revisionistas y oportunistas que se incubaron durante los años de la lucha armada, cuyas expresiones más relevantes fueron las divisiones y deserciones conocidas como “douglismo”, “masismo” y “vanguardismo”; todas ellas, cuando las estudiamos en su evolución y práctica política, son en esencia corrientes liquidacionistas, que, pese a que no lograron el objetivo de desaparecernos como organización, han golpeado con tal poder desgarrador y saña reaccionaria al proyecto político que durante décadas construyó el PCV, que lograron desdibujarlo del imaginario colectivo que se referenciaba en las y los comunistas. […] Pedro Ortega Díaz, comunista, y por comunista, patriota insobornable, y por patriota insobornable, antiimperialista intransigente […] Sí, de la mano de Pedro –también algo de Lenin– hemos aprendido el concepto del sano patriotismo antiimperialista de pueblos y naciones oprimidas. Y esa tarea que se ha autoimpuesto, como dice Eduardo, ha contribuido a una mayor comprensión del papel del pensamiento bolivariano revolucionario como fuerza coadyuvante en la transformación del orden imperialista. En 1954, con ocasión de la X Conferencia Interamericana realizada en Caracas, el Buró Político del Partido Comunista de Venezuela, entonces en la clandestinidad, me encomendó hacer un estudio sobre el Congreso de Panamá de 1826. […] Ya, Pedro en vida, logró que el Parlamento Latinoamericano (Parlatino) declara el 22 de Junio “Día de la Unidad Latinoamericana” (27 de agosto de 1988), al igual que la Asamblea Nacional venezolana lo hizo el 14 de junio de 2001. Se trata, ahora, de convertir esas conquistas políticas e institucionales en iniciativas que permitan elevar la conciencia colectiva antiimperialista y de necesaria unidad latinoamericana y caribeña, en nuestro pueblo. […] El Parlamentario y Constituyente La consecuencia y firmeza en sus posiciones ideopolíticas, así como su longevidad, le permitieron a Pedro Ortega aprobar, en un lapso de cuarenta y ocho años, dos constituciones: la de 1961, en cuya discusión participó en condición de diputado del PCV, y la de 1999, la Bolivariana, cuya denominación defendió frente a quienes se negaban a colocarle la denominación de Bolivariana a la República de Venezuela. En este caso, lo hizo en calidad de Constituyente del Partido Comunista de Venezuela. En ambas discusiones priorizamos todo lo que tiene que ver con los derechos socioeconómicos y la seguridad social, los Derechos Humanos y políticos de la Clase Obrera y de pueblo trabajador de la ciudad y el campo. El derecho de la mujer a la igualdad plena en el terreno jurídico, económico, social y familiar, así como la protección a la infancia y juventud, la cultura y educación, estuvo entre los temas jerarquizados por nuestro Constituyente Pedro Ortega Díaz. […] Pedro fue un excelente parlamentario, polemista profundo y respetuoso. En las dos oportunidades que le correspondió cumplir funciones parlamentarias alcanzó notorios éxitos en su relación con las y los trabajadores, con las luchas populares, además de corresponderle impulsar iniciativas o participar en acciones que dejaron indisoluble huella en el recuerdo de las masas. […] Fue luego del levantamiento ocurrido el 4 de mayo de 1962 en la Base Naval de Carúpano, que se discutía en la Cámara de Diputados la suspensión de la inmunidad parlamentaria a Eloy Torres, quien para ese entonces militaba en el PCV. Se trataba de ganar tiempo para atrasar dicha decisión, permitiendo que éste se colocara fuera del alcance de la Digepol, represiva y asesina policía política del régimen puntofijista. Se afirma que la intervención, que en esa época no tenía límite de tiempo, sobrepasó las siete horas y media. […] Pedro Ortega Díaz, un cuadro revolucionario polifacético Reconocía Jerónimo Carrera, con lenguaje deportivo que: Pedro era uno de esos jugadores que sirven bien en todas las posiciones, puesto que en el PCV se desempeñaba con igual eficiencia en cualquier frente de trabajo y con la misma dedicación, imponiendo un récord para Venezuela de casi 70 años de militancia continua en un mismo partido. En efecto, el camarada Pedro Ortega Díaz, quien fue elegido al Comité Central en 1953 y al Buró Político en 1954, en algún momento de su militancia debió asumir, por decisión del Comité Central del PCV, los siguientes frentes de trabajo: Secretaría Sindical Nacional, Secretaría de Seguridad, Secretario de Masas, Secretario de Finanzas, Secretario de Ideología, Secretario de Relaciones Internacionales, Director de “Revista Internacional”, edición venezolana; Jefe de la Fracción Parlamentaria, en la oportunidad de ser diputado; Presidente del Partido Comunista de Venezuela, que ejerció en varias oportunidades […]. Al momento de su fallecimiento, ejercía las funciones de Presidente del PCV. […] En todas estas responsabilidades dejó huellas de su actuación, con un elemento distintivo: siempre se esforzó por construir equipos de trabajo y desarrollar alguna iniciativa novedosa. Su actuación en cada frente amerita un trabajo específico que va más allá de esta semblanza. […] Pedro Ortega Díaz y el proceso bolivariano Pedro Ortega Díaz fue un enamorado, un convencido, de las posibilidades de cambio revolucionario, con la más amplia participación protagónica del pueblo, de su Clase Trabajadora, en los puestos de vanguardia. Tenía un gran respeto y consideración por el Presidente Chávez, y mucha confianza en sus capacidades de liderazgo, en su honestidad y entrega a la causa del pueblo. […] Desde la caracterización que el PCV hace sobre la revolución venezolana, conceptualizamos el proceso liderado por el Presidente Hugo Chávez, como una fase de la larga lucha de nuestro pueblo por conquistar la liberación nacional. Valoramos positivamente las políticas y acciones antiimperialistas, antimonopólicas, profundamente democráticas y populares que ha intentado desarrollar el Gobierno Bolivariano, ayer por parte del Comandante Chávez y hoy, en condiciones más complejas, por el Presidente Nicolás Maduro. Asumimos en el PCV que pueden crearse condiciones favorables a la profundización del proceso socioeconómico y político venezolano, incluso abrirse perspectivas para la Revolución Socialista, en dependencia de que se construya una nueva correlación de fuerzas que coloque a la Clase Obrera y al pueblo trabajador de la ciudad y el campo en la vanguardia del proceso de cambios progresistas que maduran en la sociedad venezolana. […] Pedro Ortega, un militante incansable de todas las jornadas […] Un tiempo duro, complejo, de mucho escepticismo, dudas y decepciones, fue el que siguió a la derrota propinada por la contrarrevolución interna y mundial al proyecto socialista en la URSS, agudizado a lo interno del Partido por la decisión del IX Congreso de brindarle apoyo a la candidatura de Caldera para la Presidencia de la República en las elecciones de 1993. […] Pedro se encargó de explicar las razones políticas para apoyar a Caldera, logrando, más o menos, convencer con reservas al activo de cuadros comunistas en el movimiento obrero. Fue una decisión correcta en virtud de que con esa candidatura y los compromisos que asumía, era posible alcanzar los objetivos que la táctica del Partido se proponía para ese momento, que eran los siguientes: 1) romper el dominio del bipartidismo adeco-copeyano, expresión política de los intereses de la oligarquía y el imperialismo en Venezuela, lo cual podía alcanzarse con un candidato que provenía de Copei pero había roto con dicho partido, y ese candidato era Caldera, no había otro; 2) lograr la libertad del Comandante Chávez y los demás integrantes de la joven oficialidad, por sobreseimiento de la causa; 3) mejorar las relaciones con Cuba; 4) suspender el programa de ajustes neoliberales. Los objetivos fundamentales se alcanzaron y, cuando Caldera y Petkoff insistieron con la aplicación de la política neoliberal en forma gradual –aunque no de shock como en tiempos de CAP– y presentaron la opción del cambio del Régimen de las Prestaciones Sociales, el Comité Central realizado en Acarigua el 23 de enero de 1996, resolvió romper con el gobierno de Caldera. […] En todas estas acciones, movilizaciones y jornadas, incluidas las que se desarrollan en los años 2003, 2004, 2005 e inicios del 2006, nos acompañó en forma activa Pedro Ortega Díaz. Terminaba de llegar de cumplir un programa de actividades en Monagas cuando debió ser hospitalizado y operado. De ese combate no logró salir con vida. Su fuerza, su vitalidad, su salud a prueba de todo mal, su activismo y agilidad, su lucidez y disposición a participar en las diversas actividades del Partido, nos hacía pensar que a Pedro lo tendríamos por muchos años más. Fue una gran sorpresa, una ingrata sorpresa, el enterarnos de su partida ese 3 de febrero de 2006. […] ¡Honor y gloria a Pedro Ortega Díaz! ¡Honor y gloria, Camarada Pedro! ¡Seguiremos luchando y venciendo, por siempre!

FNLCT: CONQUISTAS, DESAFÍOS Y PERSPECTIVAS

Especial de Tribuna Popular.- En el año que concluye, se sucedieron dos acontecimientos de importancia para el movimiento obrero venezolano, en la perspectiva de forjar una nueva correlación de fuerzas para el avance victorioso de los que luchamos consecuentemente por la derrota del sistema de explotación capitalista: la 13ª Conferencia Nacional “Pedro Ortega Díaz” del PCV (8 al 10 de agosto) y la Asamblea Nacional del Movimiento Obrero y Sindical Clasista (19 de junio); esta última dio origen al Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT). La construcción del FNLCT tiene como antecedente inmediato, el Encuentro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras «Contra el fascismo y el reformismo, la Clase Obrera y el Pueblo al Poder», del pasado el 5 de abril, como iniciativa de la Corriente Clasista de Trabajadores y Trabajadoras “Cruz Villegas” (CCT-CV), aun en desarrollo la acometida violenta de la derecha neofascista. Las organizaciones sindicales, de delegados/as de prevención y Consejos de Trabajadores/as participantes, rechazaron la tendencia de sectores del gobierno nacional a conciliar y ceder ante la oligarquía y la derecha pro-imperialista, exigiendo por el contrario una reorientación en política económica y en política laboral, para fortalecer y profundizar al proceso nacional liberador. En el Encuentro se estableció el compromiso de continuar trabajando por la unidad de la clase obrera y del pueblo trabajador, para aplastar la conspiración de la extrema derecha y derrotar la ofensiva patronal e institucional contra el movimiento obrero y sindical clasista. Línea consecuente Pero el FNLCT, como instrumento unificador de las luchas de los diversos factores del movimiento obrero y sindical clasista y progresista, tuvo sus primeros antecedentes en las acciones desplegadas hace tres años por conquistar una nueva y revolucionaria Ley Orgánica del Trabajo (LOT) y por la aprobación de la Ley Especial de los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras (CSTT), donde destaca la Marcha Nacional unitaria y combativa, del 22 de marzo de 2012, para consignar la propuesta de nueva LOT, elaborada de conjunto por la CCT-CV, Unete, Movimiento Nacional por el Control Obrero y los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras (incluyendo la Plataforma de la Gran Caracas), Coordinadora Nacional por la Salud de las y los Trabajadores (Conasat), Frente de Jóvenes Trabajadores (con activo protagonismo de la JCV y la JOC), entre otras organizaciones y corrientes sindicales. Tal ofensiva clasista fue asumida por las y los comunistas, por decisión del Comité Central del PCV, «en la perspectiva de conformar un Frente Unitario de Lucha de la Clase Trabajadora». El PCV y la CCT-CV insistieron, desde entonces, en la necesidad y viabilidad de constituir una instancia que uniera al conjunto de las fuerzas del movimiento que coinciden en dar la pelea por un mayor protagonismo para la clase obrera y el pueblo trabajador, reivindicando la independencia y autonomía de clase de las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, defendiendo al proceso de cambios pero propugnando por su profundización desde posiciones críticas y propositivas. No obstante, las organizaciones de mayor relieve con las que se había actuado en unidad de acción por una nueva y revolucionaria LOT, desestimaron tal propuesta o la consideraron improcedente para el momento. Como se sabe, la Unete perdió la oportunidad de impulsar tal proceso unificador de las luchas del movimiento obrero y sindical, desde el momento en que su corriente mayoritaria adoptó una postura oportunista y, desechando los principios de la democracia sindical, impuso una política de alianza con factores de la derecha pro-imperialista. La propuesta de construir un Frente unitario de la clase trabajadora, había sido argumentada por la CCT-CV en documento presentado en enero del 2013 para la discusión interna en la Unete y sus organizaciones afiliadas. Por su parte, la central sindical recién constituida, la CBST, nace por decisión del gobierno nacional y en su núcleo dirigente las concepciones reformistas y conciliadoras son determinantes, careciendo de independencia de clase, por lo que no está en condiciones de ponerse al frente de un proceso de unidad combativa contra el capital y el Estado burgués. El Partido Comunista, entendiendo la necesidad de avanzar en la acumulación cualitativa y cuantitativa de fuerzas a favor de la clase obrera y el pueblo trabajador en general, orientó la construcción del Frente, logrando que la CCT-CV junto a una serie de sindicatos clasistas y progresistas, colectivos de delegados/as de prevención, Consejos de Trabajadores/as, frentes y movimientos laborales sectoriales y locales, abracen la propuesta y la hagan suya, aprobándola de forma unánime en la Asamblea Nacional del 19 de junio. En dicha Asamblea, se adoptaron elementos de un Programa de Lucha de la Clase Trabajadora y un Plan de Acción enfocado en lo inmediato a combatir por un cambio revolucionario en política laboral, contra la judicialización y la criminalización de la lucha laboral, contra los despidos injustificados, por el respeto a la libertad sindical, por detener los cierres patronales de empresas, por un modelo de gestión bajo control obrero y dirección colectiva de las empresas estatales y las recuperadas, por el rescate del INPSASEL para hacerlo instrumento de combate clasista por la salud y la vida en el trabajo, por la transformación y depuración del Ministerio del Trabajo, por la aprobación de la Ley Especial de los CSTT, entre otras demandas unificadoras y movilizadoras. Sumando fuerzas Bajo tales premisas y con tales objetivos, se cumplió una apretada agenda de acciones que dieron como resultados fundamentales: la visibilización del FNLCT y de sus propuestas; la liberación de trabajadores y trabajadoras víctimas de judicialización (caso de los compañeros de Alentuy), objetivo logrado en combinación con las gestiones del PCV; la activación de dos Mesas Técnicas entre el FNLCT y el Ministerio del Trabajo: una para asuntos laborales con autoridades del Ministerio y otra para temas de la salud y seguridad laboral, con autoridades del INPSASEL. Esta última Mesa sigue funcionando y generando progresivamente respuestas y soluciones. Por su parte, la Mesa de los Asuntos Laborales (con el grueso de los problemas denunciados), aún con resultados tímidos, ofrecía perspectivas esperanzadoras para miles de trabajadores y trabajadoras. No obstante, el Viceministro del Trabajo Elio Colmenares, expresando la tendencia burocrático-reformista enquistada en el Ministerio del Trabajo y protegiendo a coordinadores zonales e inspectores patronales denunciados, suspendió unilateralmente la Mesa Técnica. Tal arbitrariedad fue denunciada por el FNLCT, exigiendo la reactivación de ese espacio y exhortando al ministro Jesús Martínez a depurar la institución de funcionarios patronales e ineficientes, a todos los niveles, comenzando por el susodicho Viceministro. Pese a las dificultades, el FNLCT sigue sumando fuerzas. Nuevos sindicatos y grupos de trabajadores y trabajadoras se incorporan, como la Conasat, y el Movimiento Nacional por el Control Obrero discute su integración al mismo. El proceso de organización de sus expresiones estadales avanza, como se constató en la III Asamblea Nacional realizada el 5 de diciembre, donde –entre otras iniciativas de lucha, organización y formación– se acordó realizar el Congreso Nacional de Trabajadores y Trabajadoras en Lucha, el próximo año. En esta Asamblea se anunció la decisión del presidente Nicolás Maduro, en respuesta a la solicitud hecha, de aceptar la incorporación del FNLCT al Consejo Presidencial del Gobierno Popular de la Clase Obrera. Se confirma que una política correcta, si es aplicada consecuentemente, vence obstáculos y triunfa, más cuando es en favor de la causa más justa: la emancipación definitiva de la clase obrera y del pueblo trabajador de la ciudad y el campo.

CON ANTE PROYECTO EDILICIO CREARÁN CONCEJO DE PROTECCIÓN DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTES EN EL MUNICIPIO JUAN JOSÉ MORA

En declaraciones ofrecidas por el concejal por el Partido Comunista de Venezuela (PCV) en el municipio Juan José Mora del estado Carabobo, Ramón Álvarez, quien preside la comisión de Educación y Participación Ciudadana del Ayuntamiento mórense, se pudo conocer que durante el primer trimestre del próximo año 2015 será creado el Consejo Municipal de Derecho del Niño y el Adolescente, tal como lo contempla la Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y Adolescentes. Refirió además, que otra de las ordenanzas que será presentada por la comisión legislativa que él preside, será la de Transferencia y Competencia de Recursos, ya incluida como ley orgánica con rango, valor y fuerza en la Ley Habilitante. “Ello facilitará al alcalde, para que el próximo año, la transferencia de acuerdo a las posibilidades y estudios técnicos, de algunas competencias como reparación de escuelas, mantenimiento, ornato y proyectos socio productivos”, dijo. Álvarez indicó que esto es posible gracias a que los recursos para tal fin fueron aprobados e incluidos en el presupuesto presentado por el alcalde Matson Caldera para el ejercicio fiscal del próximo año. Igualmente fue incluido el Fondo de Protección al Niño y al Adolescente. El concejal comunista agregó que corresponde a la cámara municipal legislar sobre esta materia, “que se ha convertido en una deuda que debe ser solucionada, es la comisión que yo presido la instancia que tendrá la responsabilidad de elaborar y presentar el proyecto de ordenanza ante la plenaria y de activar los mecanismos de consulta popular para que este municipio tenga su institución encargada de la protección de los niños, niñas y adolescentes como instancia integral contemplada en la Ley Orgánica de Protección del Niño y el Adolescente”. Finalmente Álvarez afirmó que el referido organismo será garante de los deberes y derechos de niños y adolescentes. “En la elaboración del documento que sustentará la ordenanza que creará el CMDNA participarán los abogados del Consejo de Protección al Menor de Morón y los asesores del cabildo mórense”.

(VIDEO) PCV: MENSAJE A LOS PUEBLOS DEL MUNDO PARA EL AÑO 2015


Buró Politico del PCV

Caracas, 22 dic. 2014, Soy Comunista/ credito Tribuna Popular TP.- El Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV), entregó un mensaje a los pueblos del mundo y a las fuerzas progresistas y revolucionaria para el año 2015, alertando de la renovada ofensiva imperialista en contra del pueblo y gobierno venezolano.

VER VIDEO:

(VIDEO) PCV CELEBRA LIBERACIÓN DE LOS 5 HÉROES CUBANOS


Oscar Figuera, secretario general del PCV

Caracas, 22 dic. 2014, Soy Comunista/credito Tribuna Popular TP
.- El Partido Comunista de Venezuela (PCV), en un emotivo mensaje al pueblo y gobierno cubano, celebró la liberación de los Cinco héroes calificándola como un triunfo de la solidaridad internacional y la consecuencia y dignidad de la Revolución en Cuba.


VER VIDEO:

PCV alertó sobre una “renovada ofensiva” de EEUU y Europa contra Venezuela

Oscar Figuera, secretario general del PCV

Caracas, 23 dic. 2014, Soy Comunista/crédito Correo del Orinoco.-
 
El secretario general del Partido Comunista de Venezuela (PCV), diputado Oscar Figuera, sostuvo el lunes que “algunos hechos demuestran que se está configurando un cuadro de renovada ofensiva contra Venezuela” como consecuencia de la “política agresiva del imperialismo norteamericano y europeo y como parte de la campaña de la derecha venezolana y sectores de la oligarquía del país”.
Figuera manifestó que hizo esta denuncia como un alerta “ante nuestro pueblo” y como “un llamado de atención a los pueblos del mundo”. En ese sentido, dijo que se debe “plantear la necesidad de fortalecer los mecanismos de la solidaridad y el intercambio a nivel internacional” con los movimientos populares y los partidos políticos revolucionarios.

CONTRARREVOLUCIÓN

Figuera ofreció su declaración al concluir la reunión semanal del buró político del PCV, y reiteró que el imperialismo norteamericano y europeo, “cada vez más”, están fortaleciendo sus acciones contrarrevolucionarias “en contra del proceso político, social, económico, cultural y militar venezolano”.
Apuntó que durante todo el año el país confrontó difíciles situaciones, perpetradas por los “sectores neofascistas”. Añadió que en esta última semana “se ha puesto de manifiesto elementos que nos permiten considerar que se está armando toda la tramoya imperialista de la ultraderecha fascista contra Venezuela para arrancar con mucha fuerza en el año 2015”.

AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA

El dirigente comunista señaló que se han producido un “conjunto de pronunciamientos y decisiones que viene adoptando el Congreso de Estados Unidos y el Gobierno norteamericano acompañando esas políticas”, que contarían también con el respaldo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo.
Consideró que las sanciones aprobadas por Estados Unidos tienen la finalidad de agredir al pueblo venezolano, las cuales “dicen estar dirigidas a defender los derechos humanos y civiles de sectores que han insurgido con violencia, con el asesinato de ciudadanos venezolanos en las guarimbas de febrero y marzo del presente año”.
Archivo: Correo del Orinoco

Figuera consideró que las instituciones del imperialismo norteamericano y europeo “están adoptando decisiones para, en violación de la soberanía y la Constitución y la legalidad venezolana, presionar para la liberación” de los líderes opositores privados de libertad.
En ese sentido, sostuvo que el PCV rechaza de manera contundente en todas sus partes y contenido la ley “firmada por el presidente (Barack) Obama”. Asimismo rechaza la resolución del Parlamento Europeo, que recoge “el planteamiento de la derecha venezolana, en el sentido de que hay detenidas y detenidos, ciudadanas y ciudadanos venezolanos pacíficos”.

CONSOLIDAR DIRECCIÓN COLECTIVA
El dirigente consideró de “suma importancia”, “para contrarrestar esa situación, actuar en la dirección correcta, cuyo elemento fundamental es la necesidad de desarrollar y fortalecer los instrumentos de la unidad popular revolucionaria. Se trata de consolidar los espacios de dirección colectiva”.
Asimismo, señaló que también es fundamental fortalecer los procesos de construcción del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, como “espacio antiimperialista”.

PROFUNDIZAR EL PROCESO

Figuera comentó que durante el año 2014 “el PCV ha trabajado en esa dirección, no solo en el esfuerzo organizativo y político, sino entregando propuestas al presidente Nicolás Maduro, dirigidas a construir políticas que sirvan para profundizar el proceso revolucionario”.
Sostuvo que la visión del PCV es que para defender el proceso político y social venezolano es necesario “profundizarlo”.
También se defiende, “golpeando a los sectores inconsecuentes”, tanto los que adversan como los que está dentro del proceso revolucionario.
Sobre las propuestas, indicó que el PCV presentó durante este año un proyecto sobre la necesidad de desarrollar una nueva y revolucionaria política económica, así como un “cambio en la política laboral del Gobierno”.
En este último punto, enfatizó que en el PCV están convencidos de que a medida que se avance en los procesos de mayor participación obrero popular, “estaremos blindando este proceso de cambio”.
Otro aspecto, planteó, es la fundamental necesidad de un desarrollo productivo soberano, en la ciudad, en el sector industrial. En el campo: en lo agrícola, pecuario. También mencionó una transformación profunda del sistema tributario venezolano, que permita eliminar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que es un “impuesto regresivo”, y elevar este tributo a los sectores de gran capital.
Subrayó que debe impulsarse una política económica que permita revertir la dependencia de Venezuela del ingreso petrolero y de las importaciones, el cual garantice el desarrollo soberano y sustentable de la economía del país.
Otra propuesta, señaló, es la depuración del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo: “Es necesario eliminar los mecanismos que permiten la corrupción y las conductas patronales, en un ministerio que debe estar al servicio de la defensa del pueblo trabajador, de la clase obrera”.
Sobre este aspecto, manifestó que se logró un gran avance con la instalación de unas mesas técnicas, en acuerdo con el ministro del Trabajo, Jesús Martínez, pero una de estas mesas “ha sido levantada, según nuestra opinión, por decisión del ciudadano viceministro Elio Colmenares, en cuya destitución insistimos”.
El diputado expresó que aspira a que “tengamos la madurez para transitar caminos de unidad”, ante la situación compleja de la economía venezolana, como consecuencia, por un lado, de la “debilidad productiva nacional”. Por el otro, la política imperialista de “tumbar los precios del petróleo” para golpear a “países que no están subordinados a los intereses del imperialismo norteamericano”.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

CONTINÚA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES CONTRA LA BUROCRACIA EN CARABOBO

Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora en Carabobo


Valencia, 03 dic. 2014, Soy Comunista.- El Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) realizó una concentración en los alrededores de la plaza Antonio José de Sucre, ubicada en el capitolio de la ciudad de Valencia.

Con música, banderas, volantes y demás instrumentos de lucha, un importante grupo de organizaciones político sindicales y trabajadores de distintas empresas públicas y privadas se mantuvieron en horas de la mañana exigiendo la renuncia de José Aponte, coordinador de las inspectorías del trabajo en el estado Carabobo y Dorkys Hernandez, inspectora del trabajo en la ciudad de Valencia.

Entre las denuncias emitidas por las y los trabajadores contra estos funcionarios están: despidos masivos de trabajadores y trabajadoras (incluyendo a directivos sindicales y delegados/das de prevención), la autorización para la suspensión temporal de la relación de trabajo con fines fraudulentos y la negación de registro de nuevas organizaciones sindicales.

A su vez, una comisión presidida por Oscar Figuera y Douglas Gómez, ambos diputados ante la Asamblea Nacional, consignó un documento que recoge tales exigencias y que entregaron a los responsables del despacho de la gobernación del estado Carabobo.

De igual forma se acordó que un grupo de representantes del FNLCT será atendido el próximo martes 09 de Diciembre por Francisco Ameliach, gobernador del estado Carabobo. La reunión tiene como objetivo principal hacer que a través del gobernador se logre 
la destitución de quienes han incumplido con las leyes establecidas dentro de la LOTTT y han atropellado a la clase obrera en el estado y se escuchen las propuestas que demanda el frente en favor del proceso bolivariano.  

miércoles, 26 de noviembre de 2014

(FOTOS) AVANZA LA LUCHA CONTRA LA BUROCRACIA EN CARABOBO




Valencia, 26 nov. 2014, Soy Comunista.-El Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) ha asumido con compromiso revolucionario la unidad y defensa de los derechos laborales a través de la toma de la inspectoría del trabajo en la ciudad de Valencia.

En horas de la mañana, organizaciones político-sindicales en conjunto con las y los trabajadores de distintos sectores se apostaron en las afueras de dicha institución para exigir el cese de los atropellos contra la clase trabajadora por parte de las patronales privadas y estatales. Asimismo, exigieron la renuncia de José Aponte, Coordinador de zona de las inspectorías del trabajo en Carabobo y Yorkys Hernández, Inspectora del Trabajo en la circunscripción Judicial Valencia Norte; circuito correspondiente a las Parroquias San José y Catedral, como también a los municipios Naguanagua y San Diego.

Bajo el grito de la consigna: “¡Abajo la burocracia, fuera los vendidos ante la patronal!”, las y los obreros/as del FNLCT denunciaron la complicidad de los coordinadores principales del ente estadal en el incumplimiento de pagos, retraso en el otorgamiento de matrículas para los sindicatos, indefensión de los trabajadores, autorización para separar de los cargos y calificación de despidos masivos por parte de distintas empresas en Carabobo. También manifestaron  el accionar colaborador de ambos funcionarios con respecto al retraso en la solicitud de reenganche de cientos de trabajadoras y trabajadores a nivel regional.

En la toma de la inspectoría participaron representantes sindicales y trabajadores de las empresas e instituciones: Aje, Ajeven, Agrolucha, Coca Cola FEMSA, Corpoelec, Filtros Wix, Firestone, Flexon, Good Year, Pepsi Cola, Polar, Vicson, Mision Barrio Adentro, entre otras. También estuvo presente el Partido Comunista de Venezuela (PCV), la Juventud Comunista de Venezuela (JCV), la Corriente Clasista de Trabajadores – Cruz Villegas (CCT-CV) y la Federación Unitaria de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo (FUSBEC).

Por su parte, el diputado a la asamblea nacional y miembro del buró político del PCV Douglas Gómez expresó: “Debemos comenzar a unir más trabajadores, no decaigamos y unamos esfuerzos por hacerle saber al pueblo trabajador carabobeño que el objetivo de esta toma no es más que exigir que se otorgue la destitución de estos sujetos apegados a los intereses de la burguesía, para ello el movimiento obrero carabobeño hoy se pronuncia con elementos que avalan la manifestación que no se parará hasta hacer valer los derechos de las y los trabajadores”.


(FOTOS)









lunes, 24 de noviembre de 2014

SEAMOS SERIOS, SANTOS

Timoleon Jimenez, Comandante en jefe de las FARC-EP

Por: Timoleon Jimenez
Fuente: http://resistencia-colombia.org/

El Presidente emplea de mil modos la bandera de la solución civilizada al conflicto armado. Manifiesta su devoción por figurar en la historia como el hombre que consiguió la paz. Riñe incluso con los declarados defensores de la solución militar. Pacta con la insurgencia una Agenda sobre la cual realizar conversaciones definitivas. Se ufana de los avances alcanzados y habla de perseverar. Hasta promociona en el exterior el post conflicto.
Sin embargo, su actitud y sus hechos resultan mucho más reveladores que sus palabras. Una sola idea parece obsesionarlo, rendir la insurgencia, obligarla al desarme, la entrega y la desmovilización. Es el único resultado que para él cabe asimilar con la paz. La Mesa de La Habana se revela así para el gobierno nacional, como el escenario que facilitará la mecánica ordenada de la admisión de su derrota por parte de la guerrilla de las FARC-EP.
No lo expresan abiertamente, pero a estas alturas resulta imposible ocultarlo. El paso del tiempo, como las corrientes, va revelando lo que se esconde bajo el agua. Basta con examinar la conducta y las palabras tanto del Presidente Santos como del señor De La Calle, con relación a los dos casos más recientes del accionar de las FARC, en Arauca con los dos soldados y en el Chocó con el general, para despejar cualquier duda al respecto.
El Presidente siempre fanfarroneó con la consigna israelí de dialogar como si no hubiera guerra y hacer la guerra como si no hubiera diálogos. Negociar en medio del conflicto ha sido su posición permanente desde las primeras aproximaciones. Las reglas del juego que siempre reclamó fueron las que nada de lo que ocurriera en los campos de batalla tendría por qué afectar el curso de las conversaciones. Impuso incluso que las conversaciones en La Habana fueran ininterrumpidas.
Así quedaron excluidas de entrada en el Acuerdo General las posibilidades de congelamientos o suspensiones. Lo cual no excluyó su derecho a ordenar al alto mando militar, al menos una o dos veces por semana en sus discursos, arreciar con toda su fuerza y poder contra las FARC. El Presidente nunca ha cesado de proclamarse como el primer enemigo nuestro, el que más nos ha golpeado, el que ha conseguido matar medio centenar de mandos de todas las categorías.
Así que nada podía argumentar en contra del accionar militar de las FARC contra unidades del Ejército Nacional, en ejercicio de sus actividades de guerra y en sus áreas de operaciones. Pero decidió hacerlo, ordenando la suspensión del proceso y violando en forma flagrante no sólo su propia retórica sino los términos del Acuerdo General. La guerra vale y se aplaude si proviene del Estado, pero resulta reprochable si la realiza el adversario atacado. La ley del embudo.
Poner como condición para reanudar un proceso suspendido arbitrariamente, que la contraparte haga rápida entrega de sus prisioneros de guerra, equivale a un secuestro del proceso de paz por el Presidente. Y responder como lo ha hecho a sus críticos, que ponen de relieve la importancia de concertar un cese bilateral de fuegos para evitar ese tipo de sobresaltos, pone de manifiesto que el proceso de paz no es más que un simple instrumento en una estrategia final de guerra.
A la respuesta afirmativa de las FARC, que marca sin duda un hito en nuestro modo de obrar en ese tipo de situaciones, el gobierno nacional corresponde con una irracionalidad absoluta. Nuestros  voceros en La Habana se reunieron con los enviados de Santos y los garantes, en un  gesto que muy pocos valoran si se tiene en cuenta la suspensión unilateral de los diálogos por el gobierno, y de manera ágil concertaron procedimientos y protocolos para las liberaciones.
Pero el gobierno ha dispuesto paralelamente una operación militar sin precedentes, que no se detiene ni siquiera para posibilitar la realización de lo pactado entre las dos partes. La militarización del Atrato, los sobrevuelos, bombardeos y ametrallamientos crecen en ferocidad. Se insiste en un rescate por la fuerza, quizás en precipitar una desgracia que ninguno desea. Esa es la verdadera catadura del régimen. No hay que llamarse a engaños, Santos juega a lo mismo.
Como sucede con la Mesa y el Proceso, Santos pacta los protocolos, pero insiste en arrebatar por la fuerza los prisioneros, obstaculizando objetivamente el cumplimiento de aquellos. Es decir, viola nuevamente lo pactado. La realidad desbordó las reglas del juego defendidas por el gobierno. El Presidente, con su suspensión, tumbó el tablero donde jugábamos la partida, destruyó la confianza. Las cosas no podrán reanudarse así no más, habrá que hacer diversas consideraciones.
Qué difícil, cuán complicado resulta hacer comprender al Estado colombiano, a su gobierno, a las clases en el poder, que el conflicto de medio siglo al que buscamos poner fin con este proceso, se explica por unas causas que lo originaron y sostienen. Y que entre esas causas, haciendo un poco de lado la inequidad y las injusticias galopantes en el país, la más destacable es la intolerancia política, la persecución declarada contra quienes plantean alternativas distintas al régimen.
La violencia oficial, por vía militar, policial o paramilitar, se encuentra en la base del alzamiento armado nuestro. Estamos convencidos de que esta guerra no se hubiera producido jamás si el crimen y la persecución no se hubieran ensañado sistemáticamente contra los personeros de la oposición al régimen oligárquico. Ha sido tanta y tan reiterada la intención oficial de aniquilar la inconformidad, que se volvió legítimo apelar al recurso de las armas para hacer política.
Allí centramos las FARC el núcleo del proceso de paz. Desmontemos todas las formas de violencia política en nuestro país. La oficial y la insurgente. Reconozcamos las responsabilidades que quepan por ellas, ante el mundo, la nación y las víctimas. Hagamos hasta lo imposible por resarcir estas últimas. Pero abramos definitivamente las puertas al ejercicio de la oposición política a todas las corrientes, con plenas garantías, sin excluir a ninguno, pacífica y legalmente.
Aun el día de hoy vuelven a insistirnos en muestras de paz, en gestos contundentes que demuestren nuestra voluntad de reconciliación. Como si fuera poca cosa haber recibido al enviado del Presidente, después que nos insulta públicamente y suspende el proceso de paz en violación abierta a lo acordado. Como si no valiera nada haber continuado conversando pese a que el Presidente ordenó el asesinato de nuestro Comandante Alfonso Cano.
Gestos de paz. Lo que se hace insostenible es que el Presidente se siga ufanando de matar y matar, mientras obra con histeria porque se le responde con dignidad. Seamos serios, Santos.
TIMOLEÓN JIMENEZ
COMANDANTE DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

Montañas de Colombia, 22 de noviembre de 2014.

EL PARTIDO COMUNISTA DE MÉXICO CELEBRA 20 AÑOS DE LUCHA

México DF, 24 nov. 2014, Prensa PCV.- El pasado Domingo 23 de Noviembre se llevó a cabo el "3er Festival de El Comunista", para conmemorar los 20 años de lucha del Partido Comunista de México (PCM).

Música, Teatro, Danza, Poesía, Conferencias y presentación de Libros fueron parte de las actividades llevadas a cabo por el PCM y la FJC, dentro de los espacios del Centro Cultural "Juan Ruiz de Alarcón", ubicado en la "Delegación Cuauhtémoc", del Distrito Federal Mexicano.


Cabe destacar que dicha actividad levanta las banderas de solidaridad con todos los pueblos que resisten ante la amenaza imperialista, en especial con el pueblo mexicano, quien sigue en las calles protestando por los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa que están desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre.


Ademas, el Festival contó con la participación musical de "Anthar Lopez", quien bajo las tonadas de la famosa "Canción al Partido Comunista", felicitó a las y los militantes del PCM por su vigésimo aniversario.


Fuente Fotográfica: PCM 
http://www.comunistas-mexicanos.org/












viernes, 21 de noviembre de 2014

COMUNICADO DEL PCM Y LA FJC EN CONTRA DEL ENCARCELAMIENTO DE SUS MILITANTES

¡Libertad a los comunistas detenidos, libertad a los estudiantes solidarios con Ayotzinapa!

El 6 de Noviembre a las 17:00 hrs, estudiantes de la UAM-Xochimilco y de la UNAM, acompañados de sectores populares, realizaban acciones de solidaridad con los estudiantes de Ayotzinapa y contra el terrorismo de Estado, cuando fueron reprimidos por la policía de la Ciudad de México, gobernada por el PRD, al igual que la Ciudad de Iguala y el Estado de Guerrero. Como resultado hay 11 detenidos.

En esta actividad participaban la camarada Kimberly Ruiz, militante del Partido Comunista de México y dirigente de la Federación de Jóvenes Comunistas, y el camarada Alejandro Manzano, militante en el Valle de México de la FJC, quienes se encuentran entre los detenidos. Ambos camaradas se han destacado por el entusiasmo con que han asumido las tareas del periodo.

Esta represión del Gobierno de Mancera en la Ciudad de México indica que el Pacto Nacional para la Seguridad que proponen Peña Nieto y el poder de los monopolios, empieza a ejecutarse; es decir, que los partidos burgueses y el Estado cierran filas para confrontar al movimiento popular que está actualmente en las calles como justa respuesta al genocidio de iguala. Ayer, por ejemplo, también detuvieron al compañero Sergio Pérez Landeros, estudiante de Biología en la UNAM y destacado luchador en defensa del territorio y los recursos naturales en Puebla y Veracruz, de quien igualmente demandamos su libertad.

Así se viene criminalizando al movimiento popular y a las fuerzas clasistas en Guerrero, Oaxaca y en varias partes del país: entre otras organizaciones, hay un ataque dirigido contra el Frente de Izquierda Revolucionaria.

La represión es consustancial al capitalismo, ése es el papel del Estado, que hoy desata el terrorismo como parte de las medidas para estabilizarse frente a la crisis.

Es inadmisible que esto ocurra cuando hay un clamor popular de condena al terrorismo del Estado y contra los estudiantes de Ayotzinapa, y de exigencia para frenar la represión.

Los 11 compañeros y compañeras detenidos, entre ellos los camaradas Kimberly y Alejandro, se suman al saldo represivo de Enrique Peña Nieto.

¡Exigimos la presentación con vida de los 43 compañeros de la Normal de Ayotzinapa!

¡Libertad a Sergio Pérez Landeros!

¡Libertad a los 11 compañeros detenidos!

¡Libertad a la camarada Kimberly Ruiz y al camarada Alejandro Manzano!

¡Proletarios de todos los países, uníos!

El Buró Político del Partido Comunista de México

(FOTOS) MÉXICO: LA JUVENTUD Y LOS TRABAJADORES MARCHARON CONTRA EL TERRORISMO DE ESTADO

Tampico, 20 nov. 2014, Prensa PCV.- Cientos de personas marcharon por la "Hidalgo", principal avenida de la ciudad de Tampico, ubicada al noreste de México en el estado de Tamaulipas.

Como parte de las manifestaciones internacionales de este 20 de noviembre, en repudio a la desaparición y asesinato de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la juventud y los trabajadores se apostaron a las calles para denunciar el terrorismo de Estado. 

Cabe destacar la participación de las y los militantes del Partido Comunista de México y la Federación de Jóvenes Comunistas en dicha manifestación.